Ama en Nepal: Semana 4

Tras 3 semanas de máxima intensidad combinando trabajo sobre terreno y reencuentros personales, pudimos bajar un poco el ritmo y centrarnos en la propuesta de Resiliencia climática, organizada juntamente con Hamro Pratisthan, Annapurna EcoVillage y otras entidades locales.

Este es un nuevo eje estratégico de nuestro trabajo, que desarrollamos con la inmensa certeza de su importancia y urgencia. Durante 10 meses hemos estado realizando un trabajo de investigación para entender los principales retos a los que se enfrenta Nepal con la crisis climática y conocer el trabajo que hacen diferentes entidades nepalíes sobre terreno. El reto después tuvo que ver con buscar respuestas concretas a las peculiaridades locales y fue entonces cuando decidimos organizar el primer seminario de resiliencia climática en Annapurna Ecovillage.

Nepal es un país muy vulnerable a la inseguridad alimentaria así como a los desastres naturales recurrentes como inundaciones, sequías, deslizamientos de tierra, terremotos y plagas. Además es uno de los países del mundo más expuestos al cambio climático debido a su dura geografía y la débil capacidad institucional para manejar los desafíos. Los intentos del gobierno para tratar de aumentar y diversificar la producción agrícola a través del uso de fertilizantes e insecticidas, la introducción semillas genéticamente modificadas y la provisión de crédito no han dado resultados satisfactorios.

El sector agrícola todavía está dominado por una agricultura de subsistencia, lo que resulta en una baja productividad. Aun así, representa una de las actividades económicas esenciales del país contribuyendo en un 27% por ciento del PIB y empleando al 66 por ciento de la mano de obra. El progreso en el sector de la agricultura también se ve una y otra vez atascado por la fuerte degradación ambiental y los impactos del cambio climático que ya se sienten por parte de agricultores y  agronegocios. Los agricultores producen menos y la calidad de sus rendimientos sufre debido al aumento de las temperaturas, la incertidumbre de las precipitaciones, y el aumento de la presencia de plagas y enfermedades – a la que se suma el aumento de precios de los fertilizantes y la escasez en su disponibilidad. Esta última situación está detrás de un aumento preocupante de suicidios entre personas dedicadas a la agricultura, que se endeudan para comprar fertilizantes y pesticidas para una producción que luego no les devolverá la inversión realizada. Las comunidades rurales están cada vez más expuestas al riesgo de perder su medio de subsistencia y enfrentarse a la inseguridad alimentaria, así como a un flujo migratorio constante de las zonas rurales a las zonas urbanas que, en muchos casos, termina con una historia de migración a algún país extranjero, con todos los riesgos que esto implica.

Imágenes del Nepal rural (zona media)
Un paisaje bello, y complejo

Las barreras que impiden a los agricultores nepalíes lograr avances significativos en la adaptación al cambio climático incluyen el acceso limitado al conocimiento de las prácticas agrícolas climáticamente inteligentes, como la fertilidad del suelo, el cuidado y asociación de los cultivos, la resistencia a plagas y enfermedades y las prácticas de riego. A menudo también carecen de la experiencia necesaria para adaptar sus técnicas agrícolas a los nuevos patrones climáticos y los efectos de la variabilidad climática ya que existe un acceso limitado a información meteorológica y climática y a sistemas de alerta temprana, lo que podría ayudarles a anticiparse a los fenómenos meteorológicos y gestionar mejor sus cultivos.

El papel de la mujer en el sector es crucial dado que más del 70 por ciento de las mujeres están empleadas de un modo u otro en la agricultura. Sin embargo, las condiciones de empleo para la mayoría de las mujeres rurales son muy precarias, ya que trabajan principalmente como productoras de una agricultura de subsistencia. Debido a la migración laboral de un alto porcentaje de hombres desde las zonas rurales de Nepal al extranjero, son ahora las mujeres quienes trabajan principalmente la tierra, asumiendo responsabilidades adicionales como el arado y la comercialización. Esto implica que hay más mujeres que empiezan a tener tierra en su propiedad y a participar en «cooperativas de mujeres» donde cuentan con un espacio para la toma de decisiones. Sin embargo, los desafíos relacionados con la comercialización, la protección de los cultivos y la escasez de mano de obra también, van provocando el abandono de las tierras agrícolas rurales y el éxodo a zonas urbanas.

Las mujeres son la fuerza principal del trabajo de la tierra

En un escenario donde todavía se sienten los efectos colaterales de la pandemia, la crisis económica a escala mundial y una inestabilidad climática, nos motivó proponer el primer seminario de resiliencia climática para 48 mujeres de la zona rural de Kaski, una propuesta de sensibilización que a su vez sirve como una primera toma de contacto con una comunidad que tiene el potencial de desarrollar un proyecto de Agricultura Resiliente al Clima. Para ello, nada mejor que contar con personas y entidades del terreno que compartieron su conocimiento y contribuyeron a fortalecer la red de recursos presentes en la zona. Contamos con la participación de:

LIBIRD: Iniciativas Locales para la Biodiversidad, la Investigación y el Desarrollo (LI-BIRD) es una organización no gubernamental sin fines de lucro establecida en 1995. LI-BIRD se compromete asegurar los medios para una vida digna para los pequeños agricultores a través de la investigación y el desarrollo sostenible de la agricultura, la biodiversidad y los recursos naturales. Trabajan a lo largo y ancho de Nepal en programas a medo y largo plazo y se centran en la implementación de 4 programas estratégicos:

  • Innovaciones agrícolas para la seguridad alimentaria y nutricional
  • Biodiversidad y ecosistemas para medios de vida sostenible
  • Resiliencia comunitaria al cambio climático y los desastres naturales
  • Crecimiento económico y emprendedurismo inclusivo
Reunión de coordinación con LIBIRD
LIBIRD en acción

POWER SHIFT: Powershift Nepal es un grupo amplo de mujeres activistas que trabajan para

  • Crear ciudades y comunidades ambientalmente sostenibles
  • Poner a las mujeres en la primera línea de la acción climática,  comprender el vínculo entre la desigualdad de género y  la degradación ambiental y desarrollar habilidades para emprendimiento verde
  • Responder a los desafíos de las comunidades rurales a través de programas de conservación, campañas, investigación y proyectos.
  • Empoderar a cooperativas de mujeres y agricultores a través del conocimiento de las prácticas de agricultura regenerativa
Power Shift en acción
Las participantes realizan un calendario estacional y mapeo de recursos

NEPAL YOUTH FOR CLIMATE ACTION. Nepalese Youth for Climate Action (NYCA) es una coalición juvenil liderada por los grupos juveniles de Nepal cuyo objetivo es proteger a Nepal y a su pueblo de los impactos adversos del cambio climático mediante la sensibilización, la promoción de políticas y la presión para la adopción de medidas.  Su objetivo es desempeñar un papel clave en la transición de Nepal hacia la resiliencia climática: imaginan un Nepal económicamente próspero donde las personas jóvenes desempeñan un papel activo en el liderazgo de la sociedad hacia un futuro más sostenible e inclusivo.

Ama y Hamro con el equipo de Nepal Youth for Climate Action
NPYC en acción

ANNAPURNA ECOVILLAGE. Proyecto de ecoturismo sostenible que lleva en marcha 14 años, perfeccionando diferentes métodos de agricultura ecológica y los estilos de vida regenerativos para proteger el medio ambiente y la cultura local, y proporcionando amplias oportunidades de trabajo y educación a su comunidad.

Como casi siempre en Nepal, organizar una propuesta de este tipo trae sus retos… y los últimos 10 días antes del seminario, Hamro Pratisthan, Ama Nepal y Annapurna Ecovillage intensificamos nuestro trabajo para ir limando las dificultades lógicas y asegurar el éxito del programa. Finalmente, tras varias dudas, decidimos hacer la llamada a todas las cooperativas de mujeres de la comarca de Macchapuchhare y que ellas mismas hicieran una selección interna de 3 a 4 mujeres que pudiesen acudir en representación del resto.  Fue un reto dejar a alguna de las mujeres fuera sobre todo porque el interés era muy alto y contábamos con un máximo posible de 50 plazas. Algunas venían del pueblo de Astam, otras tenían 4 horas de camino a pie.

Coordinación previa con Hamro y Annapurna EcoVillage
¡El esencial equipo de cocina que do de comer a +70 personas cada día!

El diseño del programa se llevó a cabo de manera conjunta con las entidades y este fue el resultado final:

VIERNES 19
8.00 – 8.45hHamro Pratisthan Ama NepalLlegada, bienvenida a las participantes y presentación oficial de las organizaciones y del programa
8.45– 9.45hNepalese Youth Climate ActionPresentación interactiva sobre agricultura, gestión de bosques, mujeres y cambio climático
9.45 – 10.30hComida para todas las asistentes
10.30 – 12.30hLibirdComprender los impactos del cambio climático en la agricultura y los medios de vida. Estrategias y prácticas de adaptación. Agricultura resiliente al clima: compartir procesos, resultados y aprendizajes
12.30 – 14.00hNepalese Youth Climate ActionTrabajo en grupo sobre el contexto local
14.00hTentenpié y despedida
SÁBADO 20
8.00 – 8.15Hamro Pratisthan Ama NepalLlegada, bienvenida a las participantes
8.15 – 10.30Power shiftContexto local: calendario estacional, cambio climático histórico, mapeo social de los recursos
10.30 – 11.15hComida para todas las asistentes
11.15 – 13.15hPower shiftAgricultura sostenible: agricultura indígena vs agricultura moderna. Gestión agrícola resiliente a través de la perspectiva de género
13.15 – 14.00Annapurna Eco VillageAprendizaje a través del ejemplo: Annapurna Ecovillage (fertilizantes orgánicos, biogás, recolección de agua, asociación de cultivos)
14.10hHamro PratisthanCierre y entrega de diplomas
14.30hTentenpié y despedida

Fue una absoluta gozada poder compartir juntas estos dias. Las mujeres vieron con ilusión y se fueron altamente motivadas. Así nos dijeron ellas mismas, las ponentes y sus rostros a lo largo de todas las sesiones. Las entidades hicieron un trabajo espléndido en trasmitir información compleja de una manera asequible y las asistentes se pudieron ir con más conocimientos y claridad a nivel técnico, así como con varias herramientas prácticas de implementación inmediata. Se quedaron con ganas de más… y habrá más, porque esta era la toma de contacto previa y necesaria para entender más de las motivaciones y preocupaciones de las mujeres dedicadas a la agricultura que quieren avanzar en el cuidado de la tierra y de sus familias. A partir de aquí podemos trabajar en el diseño e implementación de un programa a largo plazo.

El programa tuvo impacto mediático, con asistencia de periodistas que trasmitieron la notícia en la televisión nepalí

Con este muy buen sabor de boca, concluimos nuestra semana 4 y nos tomamos un tiempo de descanso antes de dedicar los últimos días de nuestra estancia a tener las últimas reuniones con los equipos de Hamro Pratsthan, Asha Nepal y Youth Foundation Nepal. ¡Namaste!

Despidiéndonos un año más de la familia de Annapurna Eco Village

2 comentarios sobre “Ama en Nepal: Semana 4

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: